lunes, 30 de abril de 2018

domingo, 29 de abril de 2018

V DOMINGO DE PASCUA


Lectura del santo evangelio según san Juan (15,1-8):
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Yo soy la verdadera vid, y mi Padre es el labrador. A todo sarmiento mío que no da fruto lo arranca, y a todo el que da fruto lo poda, para que dé más fruto. Vosotros ya estáis limpios por las palabras que os he hablado; permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el sarmiento no puede dar fruto por sí, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí. Yo soy la vid, vosotros los sarmientos; el que permanece en mí y yo en él, ése da fruto abundante; porque sin mí no podéis hacer nada. Al que no permanece en mí lo tiran fuera, como el sarmiento, y se seca; luego los recogen y los echan al fuego, y arden. Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid lo que deseáis, y se realizará. Con esto recibe gloria mi Padre, con que deis fruto abundante; así seréis discípulos míos.
En la fotografía podemos contemplar a Cristo Resucitado en la procesión del Domingo de Resurrección. Data de la década de los años 70 del pasado siglo.
Paz y Bien.

sábado, 28 de abril de 2018

Romería en honor a Nuestra Señora de Guaditoca



CULTOS CON MOTIVO DE LA ROMERÍA 

SÁBADO 28 DE ABRIL

A las 12:30 horas SANTA MISA DE ROMEROS en la Ermita, oficiada por D.Genaro Escudero Ojeda, pbro. y cantada por el Coro Romero de Nuestra Señora de Guaditoca.
99
A las 17:00 horas SALIDA DE LA SANTÍSIMA VIRGEN DE GUADITOCA hacia Guadalcanal en romería acompañada por los romeros a pie y a caballo, por fieles y devotos.

Entorno a las 21:00 horas LLEGADA DE LA VIRGEN al Convento del Espíritu Santo donde permanecerá expuesta para la veneración de sus fieles durante toda la noche.

DOMINGO 29 DE ABRIL.

A las 19:00 horas SANTA MISA en el Convento del Espíritu Santo delante del paso procesional de Nuestra Señora de Guaditoca. A la conclusión de la Misa, Solemne Procesión hasta la Parroquia.

ORACIÓN.

¡ Virgen Santísima de Guaditoca! Nuestros labios no encuentran palabras con que agradecer al Altísimo en beneficio inenarrable de que Madre tan tierna, en la que es la piedad como alteza, sea nuestra Protectora y Patrona. Por tu mediación hacemos llegar al cielo nuestra gratitud. Tú eres todo bondad, ¡oh dulcísima Señora!; ampáranos, defiéndenos y protégenos, para que, asistidos de la gracia del Señor durante los días de nuestra vida, nos hagamos dignos de las eternas promesas, a fin que, viendo al Señor en la celestial Jerusalén, cantemos por siempre alabanzas al que por su mediación derramó sobre nosotros la abundancia de sus dones. Amén.

Antonio Muñoz y Torrado, pbro. (1919)

viernes, 27 de abril de 2018

Crónicas del Domingo de Resurrección 2018: "La procesión".

"Vosotros sois la luz del mundo" dijo Jesús a sus discípulos. En tanto en cuanto, la Resurrección es la luz que ha de iluminar nuestra fe. Es la llama que siempre debe de estar encendida en nuestro corazón.

Han transcurrido varias semanas desde el pasado Domingo de Resurrección. Era el primer día del mes de abril. Amanecía una jornada luminosa, cargada de una luz renovada que anunciaba el misterio de la Resurrección del Señor. "Y resucitó en Guadalcanal", escribía nuestro hermano Rafael Rivero en la pasada revista dedicada a la Semana Santa. Así fue. La misión de este grupo de cristianos es dar testimonio público de fe. Llevar el mensaje de Cristo Resucitado a cada rincón del pueblo.

Se nos presentaban Cristo Resucitado y Santa María Magdalena entronizados en el paso procesional exornado, este año,  con clavel blanco y astromelias alrededor del friso de la canastilla. Por otra parte, la Hermandad de la Santa Vera+Cruz nos cedió para la ocasión parte del juego de jarritas del pasopalio de su titular, María Stma. de la Cruz a propósito de exornar los costeros de la canastilla con piñas a base de clavel blanco salpicadas con astromelias. Este año, a causa de las obras de pavimentación que se están llevando a cabo en la calle López de Ayala, la junta de gobierno decidió presentar un itinerario alternativo para el buen discurrir de la procesión

Luto para recordar la memoria de dos hermanos que partieron de este valle de lágrimas que es la vida misma. Sergio García Gordón "Checho" y Josefa Rivero Cerrato "Josefita", nos dejaron el pasado año. 

El reloj de la plaza de España marcaba las diez de la mañana. Era la hora de citación para los hermanos costaleros de la cuadrilla de la Resurrección. De forma escalonada acudían a la cita aquellos hombres provenientes de diferentes lugares hasta un único punto de encuentro, ser costaleros de luz, costaleros de El Resucitado. Típicas estampas se sucedían en "La Caridad"; el costalero que se hace su costal; el cuerpo de acólitos revistiéndose con las albas y dalmáticas; corrillos hablando sobre lo que esta por venir; la charla tradicional de los capataces previa a la salida procesional indicando las instrucciones y alentando a sus hombres; reparto de relevos. 

La Misa de Resurrección ha concluido. Tomó la palabra Juan Cantero en calidad de capataz. Se dirige a los presentes visiblemente emocionado; Con voz entrecortada pronuncia unas palabras de cariño hacia nuestro hermano y costalero Marcos Álvarez; Este año no ha podido ser los pies de Cristo y María. Salió a relucir una anécdota que merece la pena ser expuesta:
- "Marcos, ¿qué haces con esa camiseta si hemos hecho una nueva?"- pregunto Juan.
- "Esta camiseta la llevo para recordar de donde venimos"-contesto Marcos en alusión a la camiseta primitiva con la imagen del Señor Resucitado que nos regaló el padre Eduardo allá por 2004. 

De inmediato, nuestro hermano y también costalero Ruben Moyano (cuanta gallardía, ganas y sentimientos nos transmites) nos convoca en presencia de Cristo Resucitado. Tenía algo preparado junto a su hijo Izán. Querían rendir tributo a su cuadrilla y capataces entregándoles sendos cuadros como muestra de agradecimiento al trabajo callado. Ya luce en un rincón privilegiado de "La Caridad" dicho presente.

Suena el llamador. Se levantan los faldones del paso procesional. Entra la luz. Alberto les habla a los costaleros. En paralelo, en el interior de la Parroquia se organiza el cortejo. A los hermanos y hermanas se les entrega su cirio, de igual forma a las hermandades que nos acompañan. Este Domingo de Resurrección hemos contado con la presencia de las ya habituales hermandades de nuestro pueblo con una nutrida representación de la Hermandad del Santísimo Cristo del Amor de Constantina que depositaron ante las plantas de Cristo Resucitado una ofrenda en forma de ramo. El cuerpo de ciriales y pertiguero junto con los monaguillos se forman para iniciar la procesión. El estandarte junto con dos varas presidiendo el cortejo nuestro párroco Don Genaro. 

Todo esta dispuesto. El paso de El Resucitado levanta al cielo. Anda unos poco metros. Se vuelve a parar en el mismo lugar que el año pasado. Allí estaba Él pidiendo fuerzas y salud para recuperarse de esa enfermedad. Creerme y perdonarme, se me hace difícil expresar aquello. No fluye, como quisiera, la escritura en buena medida debido a que las lágrimas florecen de nuevo al venirme a la memoria aquella estampa. Los que pudimos estar presente, a Dios gracias tenemos grabado a fuego ese instante. Gracias Chesco por tus palabras sinceras. Esta es tu casa y recuerda que tu hermano ya iguala para la eternidad en lo que él bautizo como el "costero de los locos". Gracias Sonia por tu presencia. 

La puertas de la Parroquia se abren de par en par. La luz  de la mañana de Resurrección inunda las nave central de la Iglesia. Son las 12:30 horas. Sale a la calle la Cruz Parroquial abriendo la comitiva. El racheo del costaleros es música celestial antes de llevar al Resucitado junto al pueblo. No suena el repique de campanas. Es por un causa que se lleva esperando desde hace mucho por esta tierra. El motivo, la restauración de la emblemática torre de la Parroquia para que luzca remozada a partir de ahora. 

La maniobra de la salida es compleja. Las dimensiones de la puerta de la parroquia obligan a echar a tierra el paso procesional. Esfuerzo. Ya está El Resucitado en la calle. Suena la marcha real interpretada por la Banda de Cornetas y Tambores "Cristo del Amor" de Guadalcanal. La Luz de Cristo Resucitado brilla entre las gentes que se agolpan en la Plaza de España. Suena  la primera marcha"Vida Eterna"en un repertorio cargado de buenas composiciones para llevar la alegría de la Resurrección por cada esquina, calle o plazoleta de este pueblo. Ya resuena entre los respiraderos la voz de abajo, ronca y poderosa para guiar a su gente a la misma gloria, es Juan, es nuestro Paraka y nuestro Sano que sigue su legado. Buenas manos. Chicotás elegantes y alegres. Es lo que pide. Es la idiosincrasia. Gracias y que el Señor os guarde muchos años. Gracias a Chope, también. 

Avanza la mañana ya metida en mediodía. La procesión sube buscando Milagros. Poco público en este tramo. Estampas que quien sabe si se volverán a repetir.  La procesión va a buen rito. El calor humano y el meteorológico empieza a notarse. "Dejar que los niños se acerquen a mí" dijo Cristo. Y así dos mil años después los niños de hoy se siguen acercando y se reparten por los costeros del paso procesional bebiendo del legado de sus mayores. 

Levantás dedicadas "por los niños"; por "Juan Tomás"; "por las hermandades"; "por la Iglesia" por la memoria del Padre Eduardo"; "por nuestro hermano Checho"; "por las madres";"por el grupo joven"...Emocionantes fueron las llamadas que hicieron nuestros hermanos Alberto Gallego e Izan. 

Todo se va consumando. Pasan veinte minutos de las tres de la tarde. El cortejo llega a la plaza por Muñoz Torrado. Últimos sones de la Banda para cerrar la Semana Santa. El paso levanta a la música, avanza parsimonioso, alegre acercándose para recibir la petalada Cristo Resucitado desde la balconada de la familia Gallego. . Se quiere eternizar lo efímero. Todo pasa y queda el recuerdo de lo vivido. Son las cuatro menos cuarto de la tarde. Todo se ha consumado y ha empezado otra vez. El tiempo de la Pascua es un hecho. Sigamos siendo la luz de un mundo cada vez más gris y cargado de injusticias por doquier. Resucitó en Guadalcanal. Resucitó en el mundo y en tu corazón. 

Paz y Bien.


 Fotografías: Lidia Cerrillo - Alejandro Zújar
    


 "Dedicado a todos ustedes". 


Agradecimientos:

A la Hermandad de la Virgen del Monte por el préstamo de las dalmaticas y ropón de pertiguero.
A la Hermandad de Nuestra Señora de Guaditoca por el préstamo del juego de ciriales, incensario y naveta.
A la Hermandad de la Santa Vera+Cruz por el préstamo de parte del juego de jarras.
A la Hermandad de Nuestro Padre Jesús por el préstamo de la pértiga.
A la Hermandad Sacramental de Las Tres Horas por el préstamo de la taza petitoria.
A las Hermandades por cedernos sus flores para las petalada.
Al D.Genaro y Loli por su disposición para con nosotros y la Parroquia.

miércoles, 25 de abril de 2018

Crónicas del Domingo de Resurrección de 2018. "La víspera"

Ocho en punto de la mañana. Empezaba a despuntar el día de un sábado de gloria, como solían llamar, antaño,  las abuelas del lugar al sábado santo. Unas nubes altas acompañada de una ligera brisa fresca acababa de despertar a estos muchachos que ya se les atisba el cansancio de los días santos que preceden al de Resurrección. A decir verdad antes de que llegará este día  había muchas horas de dedicación, de trabajo, de limpieza de plata, el olivo, reunión con acólitos,  arreglos varios y un sinfín de preparativos para que todo este dispuesto.

Rectifico. Todo comienza a coger forma en la medianoche del Viernes al Sábado Santo. La Hermandad de la Santa Vera+Cruz desmonta sus pasos procesionales. Se acuerda mudar el paso procesional en ese intervalo de tiempo. Amenazaba lluvia. Hubo una tregua. Los hermanos presentes de la Vera Cruz y Resucitado acordaron desarmar y mudar sus pasos respectivamente. Colaboración entre ambas corporaciones para hacer más fácil el montaje de la nuestra. Siempre agradecidos a los hermanos de la Hermandad de la Santa Vera+Cruz .Un Viernes Santo atípico. En la madrugada no hizo estación de penitencia la Cofradía de los "moraos" y ya en la tarde El Santo Entierro y Ntra. Sra. de la Soledad, a causa de la lluvia, tampoco pudieron dar testimonio público de fe.  El paso procesional descansaba en la Parroquia a la espera subir a las imágenes en las primeras horas del Sábado Santo.

Eran las ocho. Nos damos cita en la Parroquia con el propósito de, en primer lugar, subir a las imágenes al paso procesional. Este año se unen al equipo de colaboradores nuestros hermanos Rubén, su hijo Izan y Juanma. Son testigos en primera persona del momento central del montaje, la subida de Cristo Resucitado y Santa María Magdalena. Gracias por vuestra disposición, siempre.

La actividad comienza a intensificarse. Unos van otros vienen. Mucho trasiego. Se comienza a dar forma al olivo. Otros hermanos de junta esparcen el lentisco sobre la canastilla. Se preparan los faldones. Se colocan los candelabros de guardabrisa. Se dispone todo para la comida de hermandad tras la procesión. Se prepara la petalá desojando claveles y flores varias. Y así toda la mañana. Muchas manos colaboradoras que hacen más llevadero el trabajo. A Dios gracias.

Poco después llegaron las camareras con todos sus avíos para retocar a las imágenes de cara a la procesión. Ellas con el acerico, lleno de alfileres, colocado en las respectivas muñecas, empezaron a darle forma al mantolín de la Magdalena. "Niña, dale un poco de más caída a los pliegues que se ven poco naturales", pasarme la rosa para colocársela a la Magdalena.". "¿Desde ahí abajo como se ve?" "Tenéis que ajustar más la manga de la túnica del Cristo, se ve un poco la venda"- 

Mientras tanto, irrumpía en la Parroquia, la florista, María José con todos sus cacharros, esponjas, rejillas, piñas de  claveles blancos con astromelias, para, poco después ponerse a construir el exorno floral de cara a la procesión del Domingo de Resurrección.

Se ponen los zancos al paso con la ayuda de la cuadrilla de costaleros de Padre Jesús que andaban por allí para comenzar la desarmá del paso del Nazareno. Al instante se colocan los faldones y se últimas los últimos retoques. Se limpian las maderas de los respiraderos con cera para que reluzcan. Se saca el último brillo a la plata

Son las dos y cuarto de la tarde. Todo estaba dispuesto para la mañana de Resurrección. Salió la cofradía de las Tres Horas. Un Sábado Santo de esplendor y de gran bullicio por las calles de Guadalcanal. Nuestra Señora de los Dolores cumplía setenta y cinco años desde que recalará en el seno de la Hermandad de "Los Blancos". Sus hermanos estaban de aniversario.

 Llegó la medianoche.  Era el turno de la Vigilia Pascual, una de las celebraciones más importantes del calendario católico. La iglesia estaba en  penumbra a la espera de anunciar la Resurrección del Señor. Antes de iniciar la celebración, se procedió al encendido del cirio pascual en el patio de la Parroquia. La luz de Cristo Resucitado iluminaba la noche. Este año nuestro hermano David Llano fue el encargado de pintar el cirio  con los símbolos propios de la Resurrección reflejando a su vez la antigua heráldica de las parroquias de la población; Santa Ana, San Sebastián y la Mayor de Santa María de la Asunción.

Revestido con el alba de monaguillo el propio David encabezó, junto con Don Genaro, el camino de luz desde el patio hasta la Parroquia. Muchos feligreses y hermanos acompañamos al cirio pascual  con velas. Ya ha resucitado el Señor. Nuestros hermanos Juan y Alberto encienden los candelabros del paso procesional.  Comienza la celebración de la Vigilia con la entonación del pregón pascual por parte de Don Genaro.

Era la una y media de la madrugada del Domingo de Resurrección. Todo dispuesto a falta de dar testimonio público de fe por las calles de Guadalcanal en la mañana de Pascua.

Fotografía: Jesús Romero

domingo, 15 de abril de 2018

III Domingo de Pascua



A lo largo de los  Domingos del Tiempo de Pascua publicaremos algunas fotografías antiguas de diferentes décadas y épocas del Domingo de Resurrección en Guadalcanal. Esta primera instantánea corresponde a los primeros años de la década de los 50 del pasado siglo. La procesión, con la imagen de Cristo Resucitado, transita por la calle Santa Clara. 
Lectura del santo evangelio según san Lucas (24,35-48):

En aquel tiempo, contaban los discípulos lo que les había pasado por el camino y cómo habían reconocido a Jesús al partir el pan.
Estaban hablando de estas cosas, cuando se presenta Jesús en medio de ellos y les dice: «Paz a vosotros.»
Llenos de miedo por la sorpresa, creían ver un fantasma.
Él les dijo: «¿Por qué os alarmáis?, ¿por qué surgen dudas en vuestro interior? Mirad mis manos y mis pies: soy yo en persona. Palpadme y daos cuenta de que un fantasma no tiene carne y huesos, como veis que yo tengo.»
Dicho esto, les mostró las manos y los pies.
Y como no acababan de creer por la alegría, y seguían atónitos, les dijo: «¿Tenéis ahí algo que comer?»
Ellos le ofrecieron un trozo de pez asado. Él lo tomó y comió delante de ellos.
Y les dijo: «Esto es lo que os decía mientras estaba con vosotros: que todo lo escrito en la ley de Moisés y en los profetas y salmos acerca de mí tenía que cumplirse.»
Entonces les abrió el entendimiento para comprender las Escrituras.
Y añadió: «Así estaba escrito: el Mesías padecerá, resucitará de entre los muertos al tercer día, y en su nombre se predicará la conversión y el perdón de los pecados a todos los pueblos, comenzando por Jerusalén. Vosotros sois testigos de esto.»

Paz y Bien.

lunes, 9 de abril de 2018

Se celebró la Eucaristía de la Octava de Pascua de Resurrección

El pasado sábado, 7 de abril, celebramos una Eucaristía en honor a Cristo Resucitado con motivo de la Pascua de Resurrección. Fue oficiada por D. Juan Ignacio López Serrano, Pbro, párroco de la de Santa María de la Encarnación de Constantina, contando con la presencia de nuestro Seminarista, Francisco y un nutrido grupo de monaguillos de la Parroquia. Nos acompañaron las hermandades, hermanos y fieles de la comunidad parroquial. 

El párroco en su homilía nos habló de la importancia de la Resurrección del Señor siendo el punto más importante dentro de nuestra fe. Así mismo explicó el significado de la Octava de Pascua y la razón de ser de su celebración, continuando su exhortación con valores que trae consigo la Resurrección aplicables a nuestra vida cristiana, como son la paz, la perseverancia, el perdón, la misericordia, la caridad. 

Antes del ofertorio se llevó a cabo el recibimiento a los nuevos hermanos y hermanas que ha solicitado pertenecer a este grupo. Damos gracias al Señor por ello. 

Agradecer al coro sus cantos durante la celebración de la Santa Misa. 

Paz y Bien.








Fotografías: Juan Llano- Juan Cantero.

sábado, 7 de abril de 2018

Hoy, Eucaristía Solemne en honor a Cristo Resucitado

En la tarde de hoy, con motivo de la octava de Pascua, celebraremos la Eucaristía, presidida por Cristo Resucitado y que será oficiada por D. Juan Ignacio López Serrano, Pbro. y párroco de la de Santa María de la Encarnación de Constantina, dando comienzo a las 20.30 horas. 

Para la ocasión se instaló, en la tarde noche de ayer, este altar en el presbiterio de la Parroquia. Nos gustaría agradecer a la Hermandad de Nuestra Señora de Guaditoca, a la Hermandad de la Santa Vera + Cruz y a la Parroquia el préstamo de candeleros, jarras y parte del exorno floral respectivamente así como a nuestros hermanos/as colaboradores que acudieron al montaje. 

En el transcurso de la celebración recibiremos a los nuevos hermanos que han sido dados de alta desde la última Pascua. Os esperamos para celebrar que Cristo ha resucitado. 

Fotografías: Rafael Rius-Juan Cantero.

Paz y Bien.



miércoles, 4 de abril de 2018

Eucaristía en honor al Señor Resucitado




El próximo sábado, 7 de abril, con motivo de la Octava de Pascua celebraremos la Eucaristía en honor a Cristo Resucitado, cuya imagen presidirá el presbiterio de la Parroquia.

En el transcurso de la celebración los hermanos y hermanas dados de alta desde la pasada Pascua hasta nuestros días serán recibidos ante el Señor Resucitado. En estos días recibirán la pertinente citación para invitarlos a dicha celebración.

La Santa Misa dará comienzo a las 20:30 horas y predicará el Rvdo. Sr. D. Juan Ignacio López Serrano, párroco de la de Santa María de la Encarnación de Constantina.

Invitamos a todas las hermandades, grupos parroquiales y por ende, a toda la comunidad parroquial a que compartan con nuestra A.Parroquial la buena nueva de la Resurrección.

¡CRISTO VIVE, ALELUYA, ALELUYA!
Paz y Bien. 

lunes, 2 de abril de 2018

‘ El Señor ha resucitado, Aleluya’, carta pastoral del Arzobispo de Sevilla

Queridos hermanos y hermanas:
Termina la Semana Santa con la solemnidad de la Resurrección del Señor. La Iglesia, que ha estado velando junto al sepulcro de Cristo, proclama jubilosa en la Vigilia Pascual las maravillas que Dios ha obrado a favor de su pueblo desde la creación del mundo y a lo largo de toda la historia de la salvación. Canta, sobre todo, el gran prodigio de la resurrección de Jesucristo, del que las otras maravillas eran sólo pálida figura. Jesucristo, la luz verdadera que alumbra a todo hombre, que pareció oscurecerse en el Calvario, alumbra hoy con nuevo fulgor, disipando las tinieblas del mundo y venciendo a la muerte y al pecado. Jesucristo resucitado, brilla hoy en medio de su Iglesia e ilumina los caminos del mundo y nuestros propios caminos.
La resurrección del Señor es el corazón del cristianismo. Nos lo dice abiertamente San Pablo: “Si Cristo no resucitó, vana es nuestra fe… somos los más desgraciados de todos los hombres” (1 Cor 15,14-20). La resurrección del Señor es el pilar que sostiene y da sentido a toda la vida de Jesús y a nuestra vida. Ella es el hecho que acredita la encarnación del Hijo de Dios, su muerte redentora, su doctrina y los signos y milagros que la acompañan. La resurrección del Señor es también es el más firme punto de apoyo de la vida y del compromiso de los cristianos, lo que justifica la existencia de la Iglesia, la oración, el culto, la piedad popular, nuestras tradiciones y nuestro esfuerzo por respetar la ley santa de Dios.
Para algunos, la resurrección de Jesús es una quimera, un hecho legendario o simbólico sin consistencia real. No sería otra cosa que la pervivencia del recuerdo y del mensaje del Maestro en la mente y en el corazón de sus discípulos. Gracias a las mujeres, que ven vacío el sepulcro del Señor, y a los numerosos testigos que a lo largo de la Pascua contemplan al Señor resucitado, nosotros sabemos que esto no es verdad. La resurrección del Señor es el núcleo fundamental de la predicación de los Apóstoles. Ellos descubrieron la divinidad de Jesús y creyeron en Él, cuando le vieron resucitado. Hasta entonces se debatían entre brumas e inseguridades.
Ser cristiano consiste precisamente en creer que Jesús murió por nuestros pecados, que Dios lo resucitó para nuestra salvación y que, gracias a ello, también nosotros resucitaremos. Por ello, el Domingo de Pascua es la fiesta primordial de los cristianos, la fiesta de la salvación y el día por antonomasia de la felicidad y la alegría. La resurrección de Jesús es el triunfo de la vida, la gran noticia para toda la humanidad, porque todos estamos llamados a la vida espléndida de la resurrección.
La fe en la resurrección no ocupa hoy el centro de la vida de  muchos cristianos. Precisamente por ello, nuestro mundo es tan pobre en esperanza. Lo revelan cada día no pocas noticias dramáticas. La resurrección del Señor, sin embargo, alimenta nuestra esperanza. Gracias a su misterio pascual, el Señor nos ha abierto las puertas del cielo y prepara nuestra glorificación. Los cristianos esperamos “unos cielos nuevos y una tierra nueva”, en los que el Señor “enjugará las lágrimas de todos los ojos, donde no habrá ya muerte ni llanto, ni gritos, ni fatiga, porque el mundo viejo habrá pasado” (Apoc 21,4).
sta esperanza debe iluminar todas las dimensiones y acontecimientos de nuestra vida. Para bien orientarla, tenemos que aceptar esta verdad fundamental: un día resucitaremos, lo que quiere decir que ya desde ahora debemos vivir la vida propia de los resucitados, es decir, una vida alejada del pecado, del egoísmo, de la impureza y de la mentira; una vida pacífica, honrada, austera, fraterna, cimentada en la verdad, la justicia, la misericordia, el perdón, la generosidad y el amor a nuestros hermanos; una vida, por fin, sinceramente piadosa, alimentada en la oración y en la recepción de los sacramentos.
La resurrección del Señor debe reanimar nuestra esperanza debilitada y nuestra confianza vacilante. Esta verdad original del cristianismo debe ser para todos los cristianos manantial de alegría y de gozo, porque el Señor vive y nos da la vida. Gracias a su resurrección, sigue siendo el Enmanuel, el Dios con nosotros, que tutela y acompaña a su Iglesia “todos los día hasta la consumación del mundo”. Desde esta certeza, felicito a todas las comunidades de la Archidiócesis. Que el anuncio de la resurrección de Jesucristo os anime a vivir con hondura vuestra vocación cristiana. Así se lo pido a la Santísima Virgen,  que hoy más que nunca es la Virgen de la Alegría. Que ella nos haga experimentar a lo largo de la Pascua y de toda nuestra vida la alegría y la esperanza por el destino feliz que nos aguarda gracias a la resurrección de su Hijo.
Para todos, mi saludo fraterno y mi bendición. Feliz Pascua de Resurrección.

+ Juan José Asenjo Pelegrina
Arzobispo de Sevilla

domingo, 1 de abril de 2018

Datos de interés. DOMINGO DE RESURRECCIÓN 2018


DENOMINACIÓN: A. Parroquial de la Sagrada Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo y Santa María Magdalena. “La Resurrección”.

PARROQUIA: Santa María de la Asunción.

FUNDACIÓN: 22 de Enero del año 2003.

IMÁGENES: Dos. Jesús Resucitado obra del Imaginero Juan Manuel Martín García. (2009). Santa María Magdalena del mismo autor (2006).

ICONOGRAFÍA: Cristo Resucitado se presenta triunfante ante Santa María Magdalena según el Evangelio de San Juan 20, 11-18

PRESIDENTE: Rvdo. D. Genaro Escudero Ojeda Pbro.

HERMANO MAYOR: Juan Cantero Gordón.

NÚMERO DE HERMANOS: 217

NÚMERO DE NAZARENOS: No lleva. Cortejo de cirios compuesto por  de hermanos y hermanas acompañan a Cristo Resucitado

CAPATACES: Juan Cantero Gordón, Alberto Burgos Fornelio y Enrique Llanos Barragán

NÚMERO DE COSTALEROS: 50 Hermanos costaleros conforman la cuadrilla de Paso de la Resurrección.

EXORNO FLORAL: Clavel blanco y astromelias 

MÚSICA: Banda de Cornetas y Tambores “Cristo del Amor” de Guadalcanal.

CULTOS: Participación en la Vigilia Pascual organizada por la Parroquia. En la Pascua, Misa solemne al Señor Resucitado. Procesión con Cristo Resucitado.  

CUENTAS OFICIALES EN REDES SOCIALES:
Blog “La Resurrección”: resurreccion-guadalcanal.blogspot.com.es
Cuenta de Twitter: @ResucitadoGuada
Página en Facebook: www.facebook.com/resurreccionguada
Cuenta Instagram: resurreccionguadalcanal
Canal Telegram: https://t.me/resurreccionguadalcanal



ITINERARIO: SALIDA (12:30 horas)- PLAZA DE ESPAÑA-MUÑOZ TORRADO-MESONES-MILAGROS-ANDRÉS MIRÓN-COSTALEROS-ANTONIO MACHADO-NUESTRA SEÑORA DE GUADITOCA-PLAZA CRISTO DE LAS AGUAS-SAN SEBASTIÁN- SANTIAGO-ANTONIO PORRAS-MESONES-MUÑOZ TORRADO-PLAZA DE ESPAÑA- ENTRADA (15:45 horas aprox.)