viernes, 20 de junio de 2008

Un año sin tí.

Nos dejaste ya hace un año,
y aún al entrar en la Iglesia no olvidamos tu presencia,
todo cambió desde aquel día,
nos quedamos un poco desorientados sin tu voz calmadora,
te fuiste sin despedirte,
pero eso da igual,
para nosotros siempre estarás presente,
marcaste en nuestras vidas para siempre,
y nos enseñaste los valores como persona,
esos valores que no todo el mundo es capaz de conocer.

En el cielo estarás,
seguramente con los que más te necesitarán,
pero con la mirada puesta en tu pueblo de Guadalcanal,
para cuando tengas que actuar,
pidas permiso en el cielo
y te dejen bajar
para poder ayudar a caminar
al que mas trabajo le cueste andar.

En la mañana de Resurrección
un rayo de luz comenzó a brillar
para decirnos que nos estabas mirando
y que nunca, nunca nos abandonarás.

Dedicado al P. Eduardo

No hay comentarios:

Publicar un comentario